Archivo de la etiqueta: Personal Branding

Un poco de auto bombo

Cuando te usan de ejemplo (positivo, por cierto) en un blog especializado en Social Media, de la nada, es que todo va bien…

5. Choose who to listen to within a topic. Follow the people with the best content and valuable connections. Find the industry experts and leaders by evaluating their tweets and reading their posts and comments. We listen to PR/marketing colleagues @SocialNetDaily, @HowellMarketing, @PRMoxie, @Michael_MBA,@Barb_G, @LynnDesantis, @RoyJWells, @marketingbyDM, @2morrowknight,@AllanSchoenberg, @EricFletcher, @TreyPennington, @DebWeinstein,@TheSocialCMO, and @manuchat around the world and learn from them. We read their case studies and comment on their blogs. Who are the influencers in your field? Glen Gilmore (@TrendTracker) has developed such a strong knowledge-flow and group of followers that he is a media channel himself. The quality of information delivered in his tweets attracts more than 75,500 followers who quite often check his Twitterstream first to see what’s happening in the world.

Vía: TheSocialCMO

Etiquetado , , ,

¿Atención al Cliente?

La gran diferencia a la hora de brindar un servicio de excelencia, es que el cliente sea el foco, no la compañía. Lo segundo es que lo que mueva a la empresa a dar ese tipo de servicio no sea un manual interno sino un compromiso y una conexión con ese consumidor o cliente. El mejor ejemplo es la clásica cafetería gringa. Puedes ir diez veces seguidas. Quizás se acuerden de tu nombre. Quizás hasta sonrían con más alegría. Pero no hacen nada por mejorar la rapidez o calidad de la atención. Es todo estándar. En cambio el viejito a cargo del kiosco de la esquina de mi casa es un crack. Hace buen rato ya que le pago por adelantado para recibir los diarios el fin de semana. Así que, cuando producto de un paro, en pleno domingo, no me llegaba el diario La Tercera y asumía que debía salir a buscarlo antes que se agotara en las cercanías de mi hogar, todo cambió en un segundo. Timbre. Se abre la puerta. “Producto del paro no había diarios hoy, pero salí al supermercado y lo compré más caro, pues yo garantizo el servicio a mis clientes”, fue un resumen de su improvisado speech. Eso es preocuparse de verdad.

Etiquetado ,

Hablando en Público (e-book)

Nick Morgan acaba de crear un e-book (gratuito, por cierto) con consejos para hablar en público. Este es el link para descargarlo.
http://changethis.com/pdf/58.06.PublicWords.pdf

ebook

Etiquetado , ,

Bourdain y las marcas auténticas

Anthony Bourdain estuvo en Chile. Invitado por GE, generó noticia, comió mucho, dijo que el completo era fantástico o un “crimen” y quedó fascinado con el arrollado. Pero lo más importante es que demostró lo que debe tener una gran marca para conquistar a las audiencias. Autenticidad. Ser siempre como uno dice que es. Jamás traicionarse. Bourdain fue leal a su marca. No cayó en el falso adjetivo, la pulcritud a toda hora y el exceso de elogios. En plena conferencia de prensa no dudó en lanzar un “fucking awesome” para realzar una sensación. No cambió el jeans por un traje armani. Bourdain fue Bourdain. Y eso hizo que todos lo reconocieran. Como muestra, un extracto de la columna de Antonio Gil publicada en Las Ultimas Noticias: “Bourdain es total: un ejemplo para esos críticos culinarios nuestros tan modositos, tan frunciditos y bien hablados, que plagan las revistas y los suplementos de los diarios con cursilerías de séptimo enjuague y comentarios de señora de Lo Curro, donde no faltan referencias a las cortinas o al ‘servicio’ de los relamidos jovencitos de negro que atienden las mesas”.Confirmado. Si una marca quiere triunfar debe partir por ser leal a lo que es. Siempre.

bourdain1_0

Etiquetado , ,

¿Vendes ideas?

Todos vendemos ideas. A toda hora y en cada reunión  de negocios. Tal como lo describe perfectamente Seth Godin en este post, ayudaría mucho en las reuniones si los asistentes se presentaran agregando cuál es su “poder”, aquello que los diferencia del resto. Ese sería un gran primer paso. En el proceso de vender ideas -que van desde la nueva solución para ahorrar costos en medio de una crisis hasta lograr aprobar el mejor color de un afiche para una campaña de comunicación interna- cada cosa que decimos o hacemos dice algo de nosotros, y nos acerca o aleja del resultado esperado.

Bajo esa premisa, siempre debemos buscar que lo que proyectamos, en línea con nuestra identidad (intentar ser lo que no se es es el peor error), nos facilite a vender esa “gran idea”.

Por eso, por ejemplo, en términos de vestimenta, los gerentes generales se inclinan por los trajes italianos, los ejecutivos modernos por los kahkis y los más creativos, por un look más desordenado, habitualmente acompañado de un algún llamativo accesorio (zapatillas vintage, relojes estrambóticos). Todo eso ayuda. Pero la imagen no sirve de nada y la idea se va directo al tacho si el personaje en cuestión no sabe lo suficiente, no ha entrenado sus capacidades para hablar en público (lo mínimo para mantener la atención del resto) o no ha preparado adecuadamente la reunión. Ni hablar de si es víctima de algún gafe tecnológico achable al usuario como tener presentaciones desactualizadas, notebooks con la batería descargada o una mínima capacidad para hacer correr una presentación.

Etiquetado ,